¿Manos agrietadas por el frío? Manteca de Karité

 

Ya os hemos hablado en alguna ocasión de la manteca de karité, esa joya africana con múltiples aplicaciones.

Hoy os la queremos recomendar para pieles secas y deshidratadas por el frío.

Su alto poder hidratante y nutritivo hace que esté especialmente indicada para aquellas zonas que tienden a secarse más como son las manos, pero también para los codos, pies y talones. Y sin olvidarnos de los labios agrietados, pues podéis utilizarla como un bálsamo labial.

La manteca de karité proviene del árbol karité, un árbol que puede llegar hasta los 15 metros de altura, que crece en África central y que puede vivir hasta 3 siglos. La manteca se extrae de sus frutos, en este caso, de las nueces.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En su estado puro, en frío, es como una “pasta” de mantequilla (de ahí el nombre que se le da al karité de “Árbol de Mantequilla”) que se derrite en contacto con el calor de las manos. Por ello su utilización es muy sencilla, basta con colocar un poquito en la mano, calentar y extenderla dando un ligero masaje en la zona deseada.

Oshadhi España dispone de manteca de karité en formato puro y natural. Y además, este producto, se encuentra presente en la línea de bálsamos de Oshadhi: Clear Skin Balm, Beauty balm y Bálsamo Labial, elaborados a base de manteca de karité.

En el mercado podéis encontrar dos tipos de #MantecaDeKarité, la refinada y la natural.

Os recomendamos que compréis siempre la natural, su aspecto es amarillo y algunos lotes traen un poquito de granulado, su olor es intenso en determinados casos, recordando a la nuez de la que proviene, pero no es desagradable. Otra de las características de este producto en estado natural, es que su textura cambia de acuerdo a la temperatura, en verano con el intenso calor se convierte en un aceite, y en invierno se solidifica.

Al igual que en la miel pura o el aceite virgen extra, este es un buen indicador de su excelente calidad, el cambio de textura no modifica sus propiedades.

Un proceso de refinamiento unifica el producto, su textura no cambia de acuerdo a la temperatura dándole un aspecto uniforme, aclarando el color o eliminando su característico olor pero pierde algunas de sus valiosas propiedades.

¿Conoces otros usos de la manteca de Karité?

 

Comparte tu opinión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *